Cómo y por qué debo gastar tiempo planificando las categorías de mi tienda

¿Has empezado a gestionar un e-commerce? ¿llevas ya un tiempo pero las categorías de tu tienda te traen loco? La expresión “el tiempo es oro” cobra una dimensión diferente cuando vendemos online. Hay tanto que hacer, que incluso cuando estamos siendo efectivos al 100% tendremos la sensación de estar perdiendo el tiempo.

Una de las primeras veces que sintamos esta contradicción será al ponernos a los mandos de la estructura básica de la tienda online, es decir: páginas, categorías, productos… Pues bien, aunque como norma general esta tarea se suele comenzar de forma analítica, quizá estemos ante la primera y más importante víctima de las prisas en un e-commerce. ¡Suerte que estamos aquí para ayudarte!

Estructura e-commerce: planifica, diversifica, aplica… ¡y repite!

Y aquí está la dolorosa verdad detrás del título de este post: el 80% de los e-commerce fracasan antes del primer año por razones varias, lideradas normalmente por una planificación deficiente tanto en el plano comercial, como logístico. Es un hecho muy común que una tienda con superávit se vaya a pique por no ser capaz de controlar su propia plataforma… precisamente por no invertir tiempo en planificar.

Para evitar este desastre, os damos unos consejos básicos que permitirán no sólo que el trabajo fluya desde el primer minuto, sino que siga funcionando en el futuro:

Estudia un plan viable de categorización

Categorización de tiendas online

Si no respetas las raíces de tu proyecto, jamás conseguirás un fruto constante y duradero

Parece de perogrullo, pero lo primero que se hace cuando se abre una tienda online o se reestructura una, es diseñar los pilares en los que se sostendrá. Y cuando decimos lo primero, nos referimos a que la estructura debe estar planteada, como mínimo, mucho antes de la apertura de la tienda.

Hazte estas preguntas:

  • ¿Qué tipo de productos vendo?
  • ¿Cuántas categorías voy a necesitar para estructurar todos mis productos sin duplicarlos?
  • ¿Qué tipo de productos voy a vender en el futuro?
  • Si mañana entran nuevos tipos de productos, ¿podré adaptarlos a la estructura actual?
  • ¿Realmente necesito tantas categorías? ¿podré mantenerlas en el futuro?
  • ¿Qué categorías quiero orientar a buscadores y cuáles son necesarias para una navegación correcta?

Por supuesto, esto es sólo una aproximación básica al tema y deberás hacer un estudio profundo de tus necesidades y de la competencia para tener garantías de éxito. Sin embargo, notarás que si este punto está bien trabajado, todos los demás detalles de la tienda te resultarán muchísimo más llevaderos.

Y sí: sabemos que muchos de los que nos estáis leyendo, hace meses o años que os tirasteis a la piscina… y también que nunca habéis planteado este primer punto con seriedad. ¡No pasa nada! Obviamente, cuanto más tardéis, más difícil será reorganizar la estructura. Lo que sí os aseguramos 100% es esto: si nunca lo hacéis, acabaréis perdidos en vuestro propio laberinto.

Siempre, trabaja y analiza en equipo

Categorización de tiendas online: trabajo en equipo

En un hormiguero todos los habitantes trabajan por el bien común, pero sólo crecen cuando los especialistas se dedican a lo suyo

Hoy en día no es raro ver al e-commerce manager o incluso al SEO Manager, tomando todas las decisiones sobre la estructura de una tienda online. Incluso podemos ver cómo en PYMES con pocos recursos, estas figuras son las que ejecutan y crean las categorías y productos.

Entendemos que hay veces en las que los recursos son mínimos y que sólo una persona está capacitada para hacer esta gestión… pero aún así, la estructura nunca debe realizarse según una visión unitaria: ¿qué pasa si esta persona no sigue trabajando en el proyecto en un futuro próximo? ¿y si la estructura se basa en un error que no ha calculado? ¿y si la optimización SEO está bien diseñada, pero la comercial es un desastre? ¿vas a fabricar las categorías de tu tienda sobre estos pilares?

La visión de un equipo es vital en este punto, ya que por muy versada que esté esta persona, no será capaz de fijarse en todas las aristas que presenta una tienda online. Por ejemplo: ¿qué mejor que un perfil comercial para hablar sobre el comportamiento y necesidades de los clientes? ¿qué daño puede hacer que el informático de la empresa esté presente, para analizar la viabilidad técnica de la estructura?

De esta manera, no sólo conseguirás afianzar la estructura web, sino que hallarás respuestas a preguntas a las que seguramente no habrías llegado, sin otro punto de vista.

Aplica los resultados hasta el final

Categorización de tiendas online: perseverancia

A menudo, cuando dejamos de mirar al final del túnel, es cuando perdemos el rumbo

En Agencia Indid somos adivinos del e-commerce. En estos momentos estamos dentro de tu cabeza y de la de tu yo del futuro… y conocemos tu oscuro secreto: un día te vas a levantar y te vas a poner a abrir ventanas y a derribar muros. Otro día hablaremos de los problemas de la impulsividad en un e-commerce, pero hoy apúntate este consejo:

Una vez elijas tu plan de estructuración, no lo cambies a la ligera.

Muchos profesionales inician concienzudamente esta etapa, pero acaban ejecutándola pobremente e incluso variando pilares básicos repetidas veces. La mayoría de las veces el motivo será el agobio por la falta de tiempo o la necesidad de buscar las ventas inmediatas. Aún así, debéis tener clara una cosa: no hay una manera más fácil de desatar una cadena de errores en un e-commerce, que empezar a mover las categorías de tu tienda a lo loco: enlaces caídos, pérdida de posicionamiento, clientes confusos, productos duplicados…

Os recomendamos encarecidamente no tratar este punto a la ligera, pues puede ahorraros grandes dolores de cabeza en el futuro. Y en el caso de que tengáis que variar la estructura de categorías forzosamente, procurad volver al punto 1 para evitar que esto vuelva a pasar.

 

Proyecta los 3 puntos anteriores al futuro distante

¡Bien! Has conseguido llegar hasta aquí, después de preparar tu plan de categorización, tras estar un año aplicándolo hasta el extremo y contando además con una visión multidisciplinar… ¿y ahora qué?

No hay nada más difícil que mirar al futuro cuando administras un e-commerce. Muchos e-commerce managers se engañan a sí mismos con pequeños destellos de previsión… pero no nos engañemos: es casi imposible pensar en el futuro distante, cuando es más que posible que estemos más pendientes de las ventas y de tapar los más que posibles agujeros del barco. Sin embargo, no debemos descuidar nunca la proyección de las categorías de tu tienda y la estructura e-commerce.

Recuerda lo que hemos comentado al principio del post sobre la tasa de fracaso al llegar al primer año. Tú lo has hecho bien y has conseguido superarla… ¡pero ahora viene lo difícil!

Si a partir de este momento no sigues aplicando los tres puntos anteriores o descuidas uno de ellos, no sólo contribuirás a futuros agujeros, sino que el peso de tu propio éxito será el encargado de hundirte.

¿Nuestro consejo para cumplir con estos objetivos? Que no olvides la máxima del e-commerce: antes de pensar en vender más, piensa en qué necesitas preparar para cuando vendas más. ¡Tus nervios lo agradecerán en el futuro!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.